La Disciplina de Dios

La Disciplina de Dios

Hemos visto como Dios nos muestra mediante la conciencia lo que es bueno y lo que es malo a sus ojos. En esta lección vamos a ver como Dios enseña a Sus hijos a andar en obediencia a Él.Dios Juzga a los Inconversos.

Muchas veces parece que los impíos se escapan con sus pecados y prosperan en esta vida, mientras tanto los hijos de Dios tienen muchas pruebas y problemas. En el Salmo 73, el salmista estaba quejándose a Dios sobre este mismo asunto. Él dice:

Porque tuve envidia de los arrogantes, Viendo la prosperidad de los impíos… Logran con creces los antojos del corazón (Salmo 73:3, 7).

La idea de que el impío prosperaba le causaba mucho dolor al salmista hasta que Dios le mostró lo que les pasaría a los impíos. La Biblia dice:

Ciertamente los has puesto en deslizaderos; En asolamientos los harás caer. ¡Cómo han sido asolados de repente! Perecieron, se consumieron de terrores (Salmo 73:18–19).

La verdad que surge aquí, es que en el mundo venidero los impíos recibirán el juicio final por sus pecados. Ellos pueden prosperar en esta vida, pero no pueden escapar del justo juicio de Dios. Un día comparecerán ante el Gran Trono Blanco donde serán juzgados por cada pecado.

Los hijos de Dios tienen un privilegio que los incrédulos no tienen. Ellos están bajo la disciplina de su Padre Celestial.

 

 

¿Qué es disciplina? Disciplina es educación. Es la corrección que un padre da a su hijo. Un padre no disciplina a los hijos de los demás, pero presta cuidadosa atención a la educación de sus propios hijos.

Cuando un padre disciplina a su hijo, lo está preparando para ser lo que él quiere que sea. Un buen padre desea que su hijo sea obediente. Quiere que siempre diga la verdad y que sea honrado. Quiere que sea diligente y que sea cortés y considerado con los demás.

Un buen padre comienza la educación de su hijo a edad muy temprana, y continúa su instrucción hasta que su hijo alcanza la madurez. Día tras día, fiel y amorosamente lo disciplina para hacerlo como él quiere que sea.

Dios Disciplina a Sus Hijos por Medio de la Enseñanza

Dios es un buen padre. Él, fiel y amorosamente, disciplina a Sus hijos para hacerlos como Él quiere que sean. Instruye y enseña a Sus hijos para que puedan honrar Su nombre. El Señor da a Sus hijos esta promesa:

Te haré entender, y te enseñaré el camino en que debes andar; Sobre ti fijaré mis ojos (Salmo 32:8).

Dios nos enseña mientras que estamos a solas con Él estudiando Su Palabra. Nos enseña por medio de maestros de la Biblia. Nos enseña a través del ejemplo de hombres y mujeres piadosos. A lo largo de toda nuestra vida debemos estar aprendiendo acerca de Dios y sus caminos.