Cómo conocer la voluntad de Dios

Cómo conocer la voluntad de Dios

Dios nos enseña que él no siempre habla de la misma manera, pero recorrió a lo sobrenatural para dar al mundo Su Palabra pues la Biblia desde el principio hasta el fin es una revelación natural. Más cuando esta revelación estuvo completa, Dios abandono poco a poco esta manera de hablar a los hombres.

 

Todo lo que Dios quiso decir al hombre está en La Biblia y cuando se trata de decir algo sobrenatural su Espíritu Santo en nosotros lo hace saber. Algunas doctrinas nos han engañado con el pretexto de: Dios me dijo que te dijera y no tiene sentido.

 

Si Dios usara todavía el método de visiones, sueños y revelaciones personales nadie acudiría a La Biblia para conocer la voluntad de Dios.

 

Hay ciertas cosas que podemos tener presente para conocer que es lo que Dios quiere hacer en nuestra vida y para esto es indispensable que nos apartemos de todo lo malo y que puede estorbar nuestra comunión con Él.

 

Pregúntate ¿Es Dios quien está dirigiendo tu vida? ¿Son su órdenes tus anhelos o es algo que tienes que soportar?.

 

Esta dirección divina de nuestra vida no sólo se refiere a que oremos, creamos, etc; sino que también abarca nuestro temperamento, nuestra natural prisa o paciencia para hacer las cosas; significa la solución divina en todas las áreas. La gran herramienta de Dios es la espera ¿esperar que? A que las cosas poco importantes pasen a un plano secundario y las primordiales pasen al lugar que les corresponde.

 

Pablo menciona en La Biblia estas palabras: “con el fin de que vosotros discernáis cuál es la voluntad de Dios”. El término traducido “discernir” significa: establecer la certidumbre de una cosa conociéndola sin sombra de duda de una manera absoluta”.

 

Otro punto a tomar en cuenta es que para conocer la voluntad de Dios y entender que es agradable y perfecta debemos presentar nuestros cuerpos en sacrificio vivo antes de que Dios revele su voluntad.

 

Decir esta verdad es fácil, pero muy pocos la quieren llevar a cabo porque el hecho de anhelar hacer algo es muy distinto a hacerlo. Es más el que quiera hacerlo solo prueba que tiene el deseo, la necesidad de consagrarte pero para ello no implica que la sumisión real Siga necesariamente. % El yo es muy sutil, el corazón es engañoso y satanas un enemigo con astucia sin par jeremías 17 9.

 

Quizá esto te parecerá exagerando, el que tenga que abandonar todo: plena, voluntad, ambiciones, todo lo que amas por el. Tal vez veas sin atractivo hacer esto, pero romanos 12 1 dice que es nuestro culto racional, es decir, que este es el único culto de acuerdo con la razón para alguien que ha aceptado a Cristo. Si Jesus entregó todo por ti, es razonable y justo que tú lo hagas en reciprocidad hacia él.

 

El ultimo consejo y que te ayudará  para conocer la voluntad de DIos consiste en separarnos del mundo y se expresa así: “no estéis de acuerdo con el siglo presente: para que distingáis cual sea la voluntad de Dios”.

 

Aunque parezca difícil alejarse de las cosas que nos gustan. Debemos ser honestos con nosotros mismos e identificar qué hay ciertos factores que no solo nos distraen tener una relación íntima con Dios sino que también nos impiden conocer que es lo que realmente tiene preparadas para nosotros.