Dios y sus mandamientos

Dios y sus mandamientos

 

Los Diez Mandamientos que Dios escribió en tablas de piedra son las normas básicas de cómo todo ser humano debería interactuar con Dios y su prójimo. Pero, obviamente, no son las únicas leyes de Dios, él nos dejó muchas enseñanzas, doctrinas que debemos de seguir, todo para llevar una vida plena, agradable y en prosperidad.

Al pedir a Adán que nombrara a los animales, Dios le estaba instruyendo sobre esta ley haciéndolo ver que no era bueno estar solo (Génesis 2:18-20). Luego Dios creó a la mujer para que sirviera de ayuda y compañía para Adán. Pero, ¿acaso la creó únicamente como ayudante? ¡Claro que no! De hecho, ella recibió las mismas tareas, responsabilidades y potestad sobre el resto de la creación que el hombre (Génesis 1:28-31).

Hoy te ordeno que ames al Señor tu Dios, que andes en sus caminos, y que cumplas sus mandamientos, preceptos y leyes. Así vivirás y te multiplicarás, y el Señor tu Dios te bendecirá en la tierra de la que vas a tomar posesión.  Deuteronomio 30:16, si seguimos las leyes de Dios y las tratamos de cumplir al pie de la letra nos va a ir bien en la vida, pues es una promesa de Dios.

Y esfuércense por cumplir fielmente el mandamiento y la ley que les ordenó Moisés, siervo del Señor: amen al Señor su Dios, condúzcanse de acuerdo con su voluntad, obedezcan sus mandamientos, manténganse unidos firmemente a él y sírvanle de todo corazón y con todo su ser. Josué 22:5, Dios nos manda a esforzaros y ser valientes, debemos ser personas trabajadoras y de bien, no desfallecer y pedirle mucho a Dios que nos ilumine y nos de fuerza en momentos de prueba.

Y éste es mi mandamiento: que se amen los unos a los otros, como yo los he amado. Juan 15:12, una de las leyes que debemos tener más presentes, si fuera así seríamos un mundo mejor, no harían tantas guerras ni muertes, debemos ser personas civilizadas y cumplir los deseos de nuestro señor.

En pocas palabras, las leyes de Dios son aquellas que regulan su camino de vida y en las cuales se basará su futuro reino; son leyes divinas y perfectas en cuanto a su propósito, equidad y aplicación, son ordenes o doctrinas que debemos de seguir, amar al prójimo, no mentir, no robar, ser fiel a amor de Dios y al de nuestros semejantes, todo esto es parte de las leyes de Dios.