¿Qué es el diezmo bíblicamente?

¿Qué es el diezmo bíblicamente?

 

Toda la Escritura de Dios debe ser correctamente interpretada (2 Timoteo 2:15). Numerosos líderes de la iglesia continúan promoviendo el apoyo financiero de sus propias agendas, a menudo no cristianas, presionando a los miembros de su congregación y a otros creyentes cristianos para que practiquen lo que ellos llaman diezmar bíblicamente. Según ellos, el diezmar bíblico es simplemente pagarles diezmos y ofrendas.

Predican con fuerza la Escritura de Malaquías 3:8-11 para apoyar su mendicidad y sus demandas de dinero. Malaquías 3: 8-11  dice:”¿Robará un hombre a Dios? Pero me habéis robado. Pero vosotros decís: ¿En qué os hemos robado? En diezmos y ofrendas. Malditos sois con maldición; porque me habéis robado a mí también a toda esta nación. Traed todos los diezmos al alfolí para que haya comida en mi casa, y probadme ahora con esto, dice el Señor de los ejércitos, si no os abro las ventanas del cielo, y derramaré sobre vosotros bendición, para que no haya lugar suficiente para recibirla. Y reprenderé al devorador (enemigo) por tu bien…”

 

 

Una joven madre soltera que experimentaba dificultades financieras recibió un aviso de desconexión de la compañía de energía después de practicar lo que le habían dicho sobre diezmar. Pagó sus diezmos y ofrendas con el dinero que necesitaba para pagar su cuenta de luz. Los líderes cristianos le habían asegurado que los diezmos y ofrendas debían ser colocados por encima de pagar su cuenta de luz. Se le dijo que practicando el diezmo bíblico de acuerdo al pasaje en Malaquías, Dios derramaría una gran bendición sobre ella por sus buenas intenciones y obediencia a él.

Lo que recibió fue un aviso de desconexión y luego se encontró sin electricidad. Cuando ella preguntó a los “líderes” por qué Dios había permitido que le cortaran la luz, ella recibió “respuestas” convenientes. Se le dijo que no tuvo verdadera fe cuando tomó el dinero de su cuenta y lo usó para practicar el diezmo bíblico.

Luego les recordó que si no hubiera tenido fe, no habría pagado los servicios en lugar de pagar a la compañía eléctrica. Después se encontró con el silencio y el encogimiento de los hombros. Un creyente cristiano le dijo que ella debería haber usado su último dinero para pagar su cuenta de luz, pero él no pudo explicarle cómo esto la habría mantenido en obediencia al pasaje de Malaquías. ¿Por qué no cumplió Dios su palabra? No se trataba de que Dios mantuviera su palabra; se trataba de que la joven mujer no conociera la palabra de Dios sobre este tema.

 

Mientras que el caballero que le dijo que debía haber pagado su cuenta de luz era correcto en su consejo, él debería haber sido capaz de respaldar ese consejo con la palabra de Dios. Nos dirigimos al Nuevo Testamento, el testamento bajo el cual viven los cristianos hoy, para nuestra respuesta bíblica a esta pregunta del diezmo bíblico.

 

Muchos de los “líderes cristianos” que piden los diezmos  son dueños de caros automóviles, tienen grandes sumas de dinero en sus cuentas bancarias, y son residentes en vecindarios prósperos. Un buen número de las personas a quienes presionan para que diezmen apenas pueden pagar sus cuentas. Esta no es la igualdad de la cual Pablo habló cuando recordó a los cristianos tres cosas:

  1. No dé lo que no puede darse el lujo de dar.
  2. No cree una dificultad financiera innecesaria para usted mismo(a) con el fin de dar a aquellos que tienen abundancia.
  3. Debería haber igualdad en la distribución de bienes, financieros y de otro tipo.

El apóstol Pablo, que tenía el Espíritu de Dios, enseñó: “Asimismo, hermanos, os hacemos saber la gracia de Dios que se ha dado a las iglesias de Macedonia; que en grande prueba de tribulación, la abundancia de su gozo y su profunda pobreza abundaron en riquezas de su generosidad. Pues doy testimonio de que con agrado han dado conforme a sus fuerzas, y aún más allá de sus fuerzas, pidiéndonos con muchos ruegos que les concediésemos el privilegio de participar en este servicio para los santos.

 

Y no como lo esperábamos, sino que a sí mismos se dieron primeramente al Señor, y luego a nosotros por la voluntad de Dios;
de manera que exhortamos a Tito para que tal como comenzó antes, asimismo acabe también entre vosotros esta obra de gracia.
Por tanto, como en todo abundáis, en fe, en palabra, en ciencia, en toda solicitud, y en vuestro amor para con nosotros, abundad también en esta gracia.” 2 Corintios 8: 12- 15.

 

Dios ya había provisto a la joven para que pagara su cuenta de luz. No debía tomar su provisión y dársela a los que tenían abundancia, por lo tanto, ella promovió la desigualdad. ESTO ES FALSO.  Es más, diezmar bajo el Nuevo Testamento no se limita al dinero. También nos damos cuenta de que no sólo una décima parte, sino TODO nuestro dinero, tiempo, energía, recursos e incluso nosotros mismos: mente, cuerpo y espíritu pertenecen a Dios. Esto es un verdadero diezmo bíblico.