Dios no nos hace sufrir, Él sufre con nosotros y nos ayuda a seguir

Dios no nos hace sufrir, Él sufre con nosotros y nos ayuda a seguir

Algunas personas afirman que ni una sola hoja se mueve sin la voluntad de Dios. De ahí que piensen que él es el causante de nuestros sufrimientos. Por ejemplo, cuando hay un desastre natural dicen que Dios está castigando a los pecadores.

La Biblia dice con toda claridad que Dios no hace sufrir a nadie. Por esa razón, cuando atravesamos situaciones difíciles sería un error decir: “Dios me está poniendo a prueba”. ¿Por qué? Porque “con cosas malas Dios no puede ser sometido a prueba, ni somete a prueba él mismo a nadie” (Santiago 1:13). En otras palabras, Dios nunca nos envía los problemas, que tanto dolor nos producen. Eso sería una injusticia; sin embargo, “es inconcebible que Dios haga lo malo” (Job 34:10.

Entonces, si Dios no es el culpable, ¿qué o quién lo es? Aunque es triste decirlo, a menudo sufrimos por culpa de otras personas (Eclesiastés 8:9). También sufrimos por lo que la Biblia llama “el suceso imprevisto”, es decir, las cosas malas que nos pasan por estar en el lugar y en el momento equivocados (Eclesiastés 9:11). Pero el principal responsable es “el gobernante de este mundo”, Satanás el Diablo, pues las Escrituras dicen que “el mundo entero” está bajo su poder (Juan 12:31; 1 Juan 5:19). Por lo tanto, es Satanás el que nos hace sufrir, no Dios.

Dios conoce nuestro dolor.  “He visto la aflicción de mi pueblo”. Pero no solo la veía, pues añadió: “Conozco bien los dolores que sufren” (Éxodo 3:7). Para muchas personas ha sido un alivio descubrir que Dios entiende su dolor, incluso cuando los demás no se dan cuenta o no los comprenden del todo (Salmo 31:7; Proverbios 14:10).

Dios sufre con nosotros. Él no solo conoce nuestro dolor, también lo siente como si fuera suyo. Otro ejemplo: cuando los antiguos israelitas, sus siervos, estaban pasando por serias dificultades, la Biblia dice que “le fue angustioso” verlos así (Isaías 63:9). Aunque el Creador es infinitamente superior a nosotros, sabe ponerse en nuestro lugar. Se puede decir que siente el dolor en su propio corazón, ya que “Jehová es muy tierno en cariño, y compasivo” (Santiago 5:11; nota). Y no solo eso: también nos ayuda a sobrellevar nuestras penas (Filipenses 4:12, 13).

Dios eliminará todos nuestros sufrimientos. Sí, él mejorará la calidad de vida de todos en la Tierra, y lo hará mediante su Reino. La Biblia dice que acabará para siempre con las angustias de la humanidad. También promete que llegará el día en que Jehová “limpiará toda lágrima de sus ojos, y la muerte no será más, ni existirá ya más lamento ni clamor ni dolor. Las cosas anteriores han pasado” (Revelación [Apocalipsis] 21:4). ¿Y qué pasará con las personas que han fallecido? Dios las resucitará para que vivan una vida de paz en la Tierra (Juan 5:28, 29). Ni siquiera los recuerdos del pasado nos harán sufrir. Jehová nos asegura que “las cosas anteriores no serán recordadas, ni subirán al corazón” (Isaías 65:17).