Aprendiendo a perdonar

Aprendiendo a perdonar

El mejor remedio para súper los problemas de la vida o las traiciones, es el perdonar y perdonarnos nosotros mismo, muchas veces es más difícil uno mismo darse el perdón que hacerlo con otra persona, el perdonar es un hecho de madurez, de sanación personal, de crecer como ser humano, es muy bueno para poder dejar ir cosas del pasado que nos afectan, y poder seguir adelante con nuestra vida

 

¿Cree que Dios tiene que perdonarte antes de que puedas perdonarte a ti mismo? Si es así, pregúntate cómo sabes que ya no ha sucedido, Dios nos demuestra con simples cosas que nos ama, al despertar, al crecer como personas, al tener a tu familia, al cumplir metas y sueños, Dios nos perdona, él sabe que somos seres de erramos a diario, pero debemos arrepentirnos y perdonar a nuestros semejantes, para ser justos y consecuentes con nuestros actos.

 

Perdonarse a sí mismo puede beneficiar a otros al ayudar a ser un mejor padre, un amigo más atento, escuchar mejor, y una persona más tolerante y así sucesivamente. Tú puedes ser menos egocéntrico y más interesado en los demás. Tú puedes llegar a ser menos necesitado y tener más para dar. Escoge un ejemplo de un beneficio para los demás, que es probable que importe realmente a los que te rodean.

 

Si te conviertes en una persona más feliz, o un mejor empleado, muchos otros a tu alrededor se benefician de ello. Sé consciente de los beneficios para los demás, conforme hacemos estos pasos de Perdón que pueden ayudar a hacer más fácil perdonarnos a nosotros mismos. El perdón es la palabra y acción clave para evolucionar, es el ejemplo más grande que existe en la humanidad, el perdón de nuestro señor, que amor tan grande y único, y es digno de imitar.

 

Debes preguntarte muchas veces las razones por las cuales no quieres perdonarte o perdonar, y las razones por las cuales sí, solo respondiéndotelas sabrás que pesa más, y cuáles son esos obstáculos para que no puedas sanar heridas, traumas o rencores, perdonar no es fácil, pero tampoco imposible, y en esta vida es necesario el perdón para vivir en armonía y paz.