La infidelidad

La infidelidad

 

Hoy en día no existe el compromiso y la lealtad en muchos aspectos de la vida, pero cuando hablamos de matrimonio es fundamental reprender la palabra infidelidad, es importante recalcar que cuando la Biblia habla de adulterio se refiere únicamente a la infidelidad dentro del matrimonio, esto es porque en la antigüedad no existía el noviazgo como lo conocemos hoy en día. Sin embargo, los principios que establece son claros y deben ser aprendidos por todas las personas, especialmente por quienes estén casados o deseen hacerlo.

Por otra parte, las relaciones sexuales son un privilegio que solo se puede disfrutar dentro del matrimonio y únicamente con el cónyuge (1 Corintios 7:3). Esto es porque cuando dos personas se unen en matrimonio, se convierten en un solo ser (Génesis 2:24). Vivimos en una sociedad que no respeta y que vive en el adulterio y la fornicación, es importante recalcar los valores y creencias que son fieles a los mandatos de Dios.

¿Cómo se ha convertido en ramera la ciudad fiel, la {que} estaba llena de justicia! Moraba en ella la rectitud, mas ahora, asesinos. Tu plata se ha vuelto escoria, tu vino está mezclado con agua. Tus gobernantes son rebeldes y compañeros de ladrones; cada uno ama el soborno y corre tras las dádivas. No defienden al huérfano, ni llega a ellos la causa de la viuda. Isaías 1:21-23 La infidelidad no solo es a una pareja también es a no serle fiel a nuestras creencias o nuestras doctrinas, ya no somos fieles a los sentimientos, a los valores y a las buenas costumbres.

La infidelidad en un matrimonio tiene consecuencias devastadoras. Sufrir una infidelidad ocasiona un dolor tan terrible que incluso es considerado peor que la muerte del cónyuge. Muchas parejas no sobreviven. El matrimonio termina de una forma extremadamente dolorosa, más aún si existen hijos de por medio. No demos este dolor a una persona que amamos, seamos fieles a ese amor, pero sobre todo regalando respeto.