Vivamos en paz y armonía con los demás

Vivamos en paz y armonía con los demás

 

No hagan nada por rivalidad o por orgullo, sino con humildad, y que cada uno considere a los demás como mejores que él mismo. Ninguno busque únicamente su propio bien, sino también el bien de los otros. (Filipenses 2:1-4 Dios nos enseña a dejar el odio y la envidia de lado, ninguno de estos antivalores es bueno para el alma y la sociedad, sea en el trabajo, la escuela y en el hogar debemos ser hermanos, debemos ayudarnos unos a los otros y como dice una famosa frase hoy por ti mañana por mí.

Hermanos, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo les ruego que todos estén siempre de acuerdo y que no haya divisiones entre ustedes. Vivan en armonía, pensando y sintiendo de la misma manera. – 1 Corintios 1:10 Dios nos mandó a amarnos, a cuidarnos, debemos ser amable con el prójimo, dejemos de lado las envidias, los problemas por diferencias, tenemos que ser seres humanos tolerantes y respetar las decisiones de los demás, debemos ser consejeros.

La armonía debe empezar en cada uno. Dice la Biblia que somos lo que pensamos (Prov. 23:7), entonces debe haber armonía entre lo que pensamos, decimos y hacemos. Si no tenemos armonía en nuestra mente, no podremos estar en armonía con los demás. Estar en armonía significa estar en paz.

Nos amamos a nosotros mismos cuando amamos a nuestros prójimos. Todos somos parte de uno mismo, aunque vivamos en diferentes cuerpos físicos: estamos unidos en Cristo. El regalo de amor de Dios trae felicidad, éxito, paciencia, armonía, paz, integridad, honestidad, amistad y esperanza.

Jesús dio su vida por nosotros, una dádiva de salvación. Debemos compartir nuestras bendiciones, sabiduría o riqueza de lo poco o mucho que tengamos y, de este modo, compartir nuestra fe en diferentes áreas y maneras. Lo que damos es lo que recibimos. Lo que digas puede ser diferente a lo que otro piensa. Lo que hablas puede ser diferente a lo que escuches. De modo que debemos tener en consideración y cooperar para entender los puntos de vistas de otros a fin de vivir con entusiasmo.