¿Debo dar mi diezmo durante dificultades financieras?

¿Debo dar mi diezmo durante dificultades financieras?

¿Qué es el diezmo bíblico?

Una simple respuesta a la pregunta:“¿Qué es el diezmo bíblico?” es: pagar los diezmos (10%) de acuerdo a las escrituras sobre diezmar. Sin embargo, hay más en la respuesta que eso, porque toda la Escritura de Dios debe ser correctamente interpretada (2 Timoteo 2:15). Numerosos líderes de la iglesia continúan promoviendo el apoyo financiero de sus propias agendas, a menudo no cristianas, presionando a los miembros de su congregación y a otros creyentes cristianos para que practiquen lo que ellos llaman diezmar bíblicamente. Según ellos, el diezmar bíblico es simplemente pagarles diezmos y ofrendas.

Diezmo bíblico: La otra parte de lo que dice la Palabra de Dios

Mientras que el caballero que le dijo que debía haber pagado su cuenta de luz era correcto en su consejo, él debería haber sido capaz de respaldar ese consejo con la palabra de Dios. Nos dirigimos al Nuevo Testamento, el testamento bajo el cual viven los cristianos hoy, para nuestra respuesta bíblica a esta pregunta del diezmo bíblico.

El apóstol Pablo, que tenía el Espíritu de Dios, enseñó: “Asimismo, hermanos, os hacemos saber la gracia de Dios que se ha dado a las iglesias de Macedonia; que en grande prueba de tribulación, la abundancia de su gozo y su profunda pobreza abundaron en riquezas de su generosidad.Pues doy testimonio de que con agrado han dado conforme a sus fuerzas, y aun más allá de sus fuerzas, pidiéndonos con muchos ruegos que les concediésemos el privilegio de participar en este servicio para los santos.

Y no como lo esperábamos, sino que a sí mismos se dieron primeramente al Señor, y luego a nosotros por la voluntad de Dios;

de manera que exhortamos a Tito para que tal como comenzó antes, asimismo acabe también entre vosotros esta obra de gracia.

Por tanto, como en todo abundáis, en fe, en palabra, en ciencia, en toda solicitud, y en vuestro amor para con nosotros, abundad también en esta gracia.” (2 Corintios 8:12-15).

Dios ya había provisto a la joven para que pagara su cuenta de luz. No debía tomar su provisión y dársela a los que tenían abundancia, por lo tanto, ella promovió la desigualdad. Esto NO es diezmar bíblicamente. Es más, diezmar bajo el Nuevo Testamento no se limita al dinero. También nos damos cuenta de que no sólo una décima parte, sino TODO nuestro dinero, tiempo, energía, recursos e incluso nosotros mismos: mente, cuerpo y espíritu pertenecen a Dios. Esto es un verdadero diezmo bíblico.