El tiempo de Dios es perfecto

El tiempo de Dios es perfecto

 

Dicen que Dios todo lo hace perfecto, y lo que no nos ha llegado, pronto ha de llegar, solo él sabe cómo, cuándo y dónde nos llegara eso que tanto le pedimos en nuestras oraciones, muchas veces nos preguntamos porque tarda tanto, pero no debemos de reclamar, al contrario, debemos de pedirle a Dios entendimiento y sabiduría, para sobrellevar nuestras cargas, nuestros errores, solo Dios sabrá cuando es el momento justo que nos merecemos lo que deseamos.

Es cierto, las cosas suceden por algo, experimentar situaciones buenas o malas sólo hace que maduremos y ganemos experiencia, todo tiene un propósito en esta vida, todo pasa por una razón, muchas veces nos preguntamos porque a mí, porque no a otra persona, porque si somos buenos seres humanos, no nos va como queremos, Dios todo lo que nos da es porque somos capaces de soportar esa carga, y eso nos hará fuertes y creyentes.

¿el tiempo de Dios es perfecto”? Seguramente muchas veces no entendemos qué es lo que las personas quieren decir con eso, en la mayoría de los casos deseamos que las cosas pasen cuando nosotros queremos y de la forma en que las queremos, pero no siempre es así; es más, casi nunca las cosas pasan como las tenemos planeadas.

 

 

Muchas veces, cuando tenemos problemas, oramos y pedimos a Dios una solución; esperamos una respuesta rápida, casi inmediata, y cuando no llega y sentimos que hemos esperado bastante empezamos a desesperarnos, la ansiedad se puede apoderar de nosotros y muchas veces nos enojamos y le reclamamos a Dios, y le preguntamos indignados que, porque nos pone esas pruebas, debemos tener fe en que todo tienen una razón de ser.

Dios le había prometido a Abraham que iba a tener un hijo, pero Abraham y su esposa Sara eran ya viejos y aún no habían concebido. Sara entonces le dijo a Abraham que tomara a su sierva Agar para que le diera un hijo, y así lo hizo (Génesis 16). Abraham tuvo un hijo, pero por adelantarse al tiempo de Dios, sus actos tuvieron consecuencias (Génesis 25:18). Dios cumplió su promesa y le dio un hijo a Abraham y Sara en su vejez. Abraham tenía cien años cuando Isaac nació.