Todos tenemos una misión en este mundo

Todos tenemos una misión en este mundo

Todos tenemos una misión en este mundo, y no es complacer a alguien, no es cumplir lo establecido por la sociedad, no es hacer lo que esta impuesto por las personas, vinimos a este mundo a ser felices, a valorar a las personas que amamos, a vivir según las leyes de Dios, nosotros tenemos un compromiso, es el buscar la felicidad, el vivir en armonía con los demás, a eso vinimos a respetarnos y a valorarnos.

En la educación de la fe es esencial formar a los cristianos para su misión; para una misión que pueden y deben llevar a cabo ya desde niños, entre los parientes y los amigos, los vecinos, los compañeros de trabajo y los simples conocidos, una misión básica es compartir con nuestros seres queridos los valores que Dios manda que hagamos, obedecer las reglas de Dios y ayudar a los demás a regirlas en su vida.

Tu misión es lo mejor que puedes hacer por una persona. Tenemos las buenas nuevas y compartirlas es el acto de bondad más grande que podemos hacer. Tu misión tiene un significado eterno. No podrás hacer ninguna otra cosa que importe tanto como ayudar a las personas a establecer una relación con Dios.

Dios quiere que compartas con otros tus lecciones de vida. La segunda parte de tu mensaje son las verdades que Dios te ha enseñado en tus experiencias con él. Lecciones e ideas que has aprendido acerca de Dios, las relaciones, los problemas, las tentaciones y otros aspectos de la vida.

“Envíanos al mundo con las nuevas de tu poder salvador y tu plan eterno para la humanidad” Salmo 67:2 Los cristianos de clase mundial saben que Jesús los salvó para servir y que fueron creados para una misión, ¿Qué obstáculo estás permitiendo que se levante en el camino de tu misión? ¿Qué te impide ser un cristiano comprometido?, piensa y Dios te dará la respuesta.