¿Qué significa ser santo según La Palabra de Dios?

¿Qué significa ser santo según La Palabra de Dios?

La santa Biblia, que todos sabemos es la palabra de Dios, nos dice claramente cuáles hombres y mujeres pueden ser considerados santos, establece los requisitos para tener tal distinción y da todas las instrucciones necesarias para vivir en santidad, pero debemos adorar u orar a los santos?

Sabemos que muchas religiones enseñan a honrar de diversas maneras a personas ya fallecidas: prenderles velas o velones, rezarles, pedirles favores y hasta hacerles ciertos sacrificios, etc. Muchos llegan a pensar que los muertos pueden venir del más allá y comunicarse con los seres vivos, pero qué dice la biblia de todo esto? es algo prohibido el tener este tipo de creencias? podemos ser santos? qué puede hacer y qué no puede hacer un santo?

 

En verdad quiénes son santos según la Biblia? 

La palabra “santo” es de origen griego “agios” cuyo significado es consagrado a Dios. En la Biblia se le aplica a toda persona apartada para Dios tal y como podemos ver en gran cantidad de pasajes bíblicos, por ejemplo:

1- “Entonces Ananías respondió: Señor, he oído de muchos acerca de este hombre, cuántos males ha hecho a tus santos en Jerusalén” (Hechos 9:13).


 2- “Aconteció que Pedro, visitando a todos, vino también a los santos que habitaban en Lida” (Hechos 9:32).


3- “Y esto es precisamente lo que hice en Jerusalén; no sólo encerré en cárceles a muchos de los santos con la autoridad recibida de los principales sacerdotes, sino que también, cuando eran condenados a muerte, yo daba mi voto contra ellos” (Hechos 26:10).


4- “Saludad a todos los santos en Cristo Jesús” (Filipenses 4:21).

 


1 Corintios 1:2 dice claramente, “A la iglesia de Dios que está en Corinto, a los santificados en Cristo Jesús, llamados a ser santos con todos los que en cualquier lugar invocan el nombre de nuestro Señor Jesucristo, Señor de ellos y nuestro”.

La vida de los primeros creyentes (los santos que menciona la biblia) era una vida de armonía y colaboración entre los hermanos en la fe. Es verdad que como todos los seres humanos tenían sus diferencias, pero los unía un sólo propósito en la vida y este era el hacer la voluntad de Dios y todo lo que esto suponía.

En la biblia son muchos los ejemplos de la verdadera vida cristiana que vivían los llamados santos (todos los redimidos por su fe en Cristo Jesús), las cosas que hacían y las que podían provocar por medio de su fe, podemos ver por ejemplo:

– Lo que podía pasar cuando oraban todos unánimes juntos (Hechos 1:14)

– La manera en que los primeros cristianos compartían entre ellos lo poco o mucho que tenían (Hechos 2:45).

– La forma en que encargan diáconos que administren las necesidades del pueblo de Dios (Hechos 6).

– Como el apóstol Juan testifica que ellos hablan de lo que tienen conocimiento o han vivido (1 Juan: 1-4), en otras palabras, él nos dice que tiene calidad moral para doctrinar sobre lo que es ser un verdadero creyente en Dios.


Sabiendo que la fe sin obras en muerta, recordemos cuando el apóstol Pablo instruye para la elección de líderes en la iglesia, el perfil es el de persona que más que ser redimidos por Dios mediante su fe en Jesucristo, también son personas que con sus obras testifican que en verdad viven una vida en santidad.

Para recordar y enseñar a muchos que andan por el mundo viviendo y predicando en el error ya que conocen los verdaderos fundamentos de la fe según como los podemos ver en la palabra de Dios:


No se les ora a los santos que han muerto, sólo se ora a Dios y al pedirle cualquier cosa lo hacemos en el nombre de su hijo (Juan 14:13). Los santos estamos en la tierra y podemos orar pidiendo por alguien, los hombres y mujeres de fe que ya no están entre nosotros se localizan en un lugar de descanso esperando el día de la resurrección y nada puede hacer por nosotros.