El libro de Rut registra la historia del amor de la sierva de Moab

El libro de Rut registra la historia del amor de la sierva de Moab

La hermosura y excelencia de la historia de Rut no puede pasar inadvertida aun al creyente más indiferente. Revela el poder del amor puro y apasionado. Cuenta del apego intenso que existía entre Rut y su suegra Noemí, pues el amor verdadero es tan fuerte como la misma muerte.

Este libro registra un romance que triunfó sobre obstáculos raciales y religiosos, y cuenta de dos corazones que fueron unidos con los lazos del amor. El libro de Rut es una prueba de laboratorio que demuestra que la más grande de las características humanas es el amor, lo cual es evidente también, en el nivel divino.

La palabra amor solamente se usa una sola vez en todo este libro y nos habla del amor de Rut por su suegra en el capítulo 4, versículo 15. En cuanto al romance de Rut, la palabra amor no aparece. Sin embargo, no puede pasar inadvertido el hecho de que el suyo fue un gran romance. Esta historia ilustra el gran amor de Dios por nosotros en la actualidad.

Estaba excluyendo el lado amoroso de la redención. Presentaba la salvación y la redención como cualquier negocio o transacción fría. Cristo pagó la salvación con Su sangre, y eso era todo. Presentaban la redención como un asunto meramente legal e impersonal.”

En el libro de Rut veremos el lado amoroso de la redención. Lo vimos también en el libro de Éxodo, donde el énfasis fue puesto en la liberación que Dios realizó por Su pueblo. Empezamos a sentir el latido del corazón de Dios al sacar del cautiverio a Su pueblo. No se le ha dado el énfasis que se debe a este aspecto amoroso de la salvación. En la edad media, Anselmo escribió un libro que llevaba como título “Cordis Homo”, que trata el tema del por qué Dios se hizo hombre.

Aunque Rut es un libro pequeño, de solamente cuatro capítulos, tiene mucha importancia en relación con la venida de Jesucristo al mundo. Sin este libro y su genealogía no podríamos relacionar a la casa de David con la tribu de Judá. Es un eslabón importante en la cadena de la Escritura que comienza en el Génesis, conduce directamente al nacimiento de Jesucristo en el establo de Belén y a la cruz, a la corona y al trono de David en el cual un día el Señor se sentará. Y eso es muy importante.

El libro de Rut es singular por presentar una fase importante de la doctrina de la redención, al presentar al lector el único ejemplo en la Biblia del pariente-redentor en acción. El concepto del pariente-redentor fue presentado en los libros de Levítico y Deuteronomio. Rut dio un relato detallado del término hebreo goel funcionando en su significado pleno. No pudo haber habido ninguna redención para la propiedad ni para el individuo, sin la persona y presencia de algún pariente-redentor. Y a menos que la obra del pariente-redentor se comprenda adecuadamente, no puede haber ninguna comprensión de la obra de la redención de Jesucristo. La redención requiere un pariente-redentor. Y si solo Dios puede redimir, era necesario que Él se convirtiese en un ser humano. Booz proporcionó la única figura del aspecto del pariente-redentor en la redención, que es tan esencial para una comprensión de la obra de la expiación, en la cual Dios hizo que Cristo, al derramar Su sangre, fuera el instrumento del perdón que se alcanza por la fe.

El libro de Rut esclarece también la economía legal de la época de Moisés. Y luego, estimado oyente, en este libro veremos a Cristo. El día de Pentecostés denota la línea de demarcación entre la ley y la gracia. Rut, desde el principio hasta el fin, es una historia de pura gracia. Cuenta de cómo una gentil, a quien la ley condenaba, fue traída bajo las alas del Señor de Israel, de cómo le fue posible entrar en la comunidad cuando la ley decía: “No entrará amonita ni moabita en la congregación del Señor”, en el capítulo 23 de Deuteronomio, versículo 3. Rut fue traída por todo el camino y cada paso suyo fue una evidencia de la gracia.

Ella creyó a Booz, y él la trajo a su corazón y a su hogar. Por la gracia ella fue salvada por la fe. Resumiendo, esta pequeña obra desciende hasta nuestro nivel humano y nos cuenta la historia común y corriente de una pareja cuyos integrantes se amaban mutuamente. Eran personas normales y su historia de amor es como un espejo en el cual podemos contemplar el amor divino del Salvador por usted y por mí. Al recorrer pues, este relato, veremos cómo se desarrolla esta historia de amor.